Hace meses Belén Jurado, la mamá de Lucía, decidió poner en marcha esta cadena inclusiva para unir el libro “Educación, handicap e inclusión” de nuestro buen amigo Nacho Calderon Almendros, a una maravillosa rosa pintada por su hija.

Desde Solcom queremos unirnos a esta cadena por la inclusión educativa, comprometidos con su implementación en España. Ponemos en circulación nuevos ejemplares de este libro, que es sin duda, una muestra de cómo llegar a la inclusión y por ello, recomendamos su lectura.

Desde Solcom, se atienden a diario muchos casos de educación. Lejos de entender lo que la Convención de la ONU de derechos para las personas con discapacidad, promulga en su artículo 24, dedicado a la Educación, en nuestro pais se siguen negando ajustes razonables en los colegios, se siguen perpetuando situaciones de discriminación y segregación hacían los niños con diversidad funcional, y se siguen negando derechos, que tienen que defenderse a golpe de sentencias.

    1. Los Estados Partes reconocen el derecho de las personas con discapacidad a la educación. Con miras a hacer efectivo este derecho sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades, los Estados Partes asegurarán un sistema de educación inclusivo a todos los niveles así como la enseñanza a lo largo de la vida, con miras a:
      1. Desarrollar plenamente el potencial humano y el sentido de la dignidad y la autoestima y reforzar el respeto por los derechos humanos, las libertades fundamentales y la diversidad humana;
      1. Desarrollar al máximo la personalidad, los talentos y la creatividad de las personas con discapacidad, así como sus aptitudes mentales y físicas;
      1. Hacer posible que las personas con discapacidad participen de manera efectiva en una sociedad libre.
    1. Al hacer efectivo este derecho, los Estados Partes asegurarán que:
      1. Las personas con discapacidad no queden excluidas del sistema general de educación por motivos de discapacidad, y que los niños y las niñas con discapacidad no queden excluidos de la enseñanza primaria gratuita y obligatoria ni de la enseñanza secundaria por motivos de discapacidad;
      1. Las personas con discapacidad puedan acceder a una educación primaria y secundaria inclusiva, de calidad y gratuita, en igualdad de condiciones con las demás, en la comunidad en que vivan;
      1. Se hagan ajustes razonables en función de las necesidades individuales;
      1. Se preste el apoyo necesario a las personas con discapacidad, en el marco del sistema general de educación, para facilitar su formación efectiva;
      1. Se faciliten medidas de apoyo personalizadas y efectivas en entornos que fomenten al máximo el desarrollo académico y social, de conformidad con el objetivo de la plena inclusión.
    1. Los Estados Partes brindarán a las personas con discapacidad la posibilidad de aprender habilidades para la vida y desarrollo social, a fin de propiciar su participación plena y en igualdad de condiciones en la educación y como miembros de la comunidad. A este fin, los Estados Partes adoptarán las medidas pertinentes, entre ellas:
      1. Facilitar el aprendizaje del Braille, la escritura alternativa, otros modos, medios y formatos de comunicación aumentativos o alternativos y habilidades de orientación y de movilidad, así como la tutoría y el apoyo entre pares;
      1. Facilitar el aprendizaje de la lengua de señas y la promoción de la identidad lingüística de las personas sordas;
      1. Asegurar que la educación de las personas, y en particular los niños y las niñas ciegos, sordos o sordociegos se imparta en los lenguajes y los modos y medios de comunicación más apropiados para cada persona y en entornos que permitan alcanzar su máximo desarrollo académico y social.
    1. A fin de contribuir a hacer efectivo este derecho, los Estados Partes adoptarán las medidas pertinentes para emplear a maestros, incluidos maestros con discapacidad, que estén cualificados en lengua de señas o Braille y para formar a profesionales y personal que trabajen en todos los niveles educativos. Esa formación incluirá la toma de conciencia sobre la discapacidad y el uso de modos, medios y formatos de comunicación aumentativos y alternativos apropiados, y de técnicas y materiales educativos para apoyar a las personas con discapacidad.
    1. Los Estados Partes asegurarán que las personas con discapacidad tengan acceso general a la educación superior, la formación profesional, la educación para adultos y el aprendizaje durante toda la vida sin discriminación y en igualdad de condiciones con las demás. A tal fin, los Estados Partes asegurarán que se realicen ajustes razonables para las personas con discapacidad.

Afortunadamente el germen de la inclusión crece día a día, aunque sea a pequeños pasos, por eso desde aquí, damos las gracias a los cientos de familias y profesionales que cada día se implican en una educación de valores más abiertos, tolerantes, no segregadores, inclusivos, y en igualdad.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies