Este estudio se realiza a petición de Asociación SOLCOM, para la solidaridad comunitaria de las personas con diversidad funcional y la inclusión social, no pretende analizar ni hacer valoraciones sobre cuestiones distintas a las que afectan a la accesibilidad y cumplimiento de la normativa que le afecta.

Una visita en silla de ruedas a los alrededores del subterráneo por ambas partes, puesto que no se puede acceder, permite constatar que el paso subterráneo fue construido con dos pasos peatonales, uno a cada lado del túnel, si bien, la construcción de la Estación de la calle Alicante, de la línea T-2 conllevó la supresión del acceso por la calle Alicante. Por consiguiente el paso peatonal tiene que hacerse obligatoriamente por el acceso de la calle Cuba.

El único paso peatonal subterráneo conecta con uno de los dos vestíbulos, independientes, de la estación de Bailen, el recayente a la entrada de Vila Barberá y G.V. Ramón y Cajal, 1, que no cuenta con acceso mediante ascensor entre la calle y el vestíbulo y este con el andén.

Acceso peatonal clausurado

El acceso para personas con movilidad reducida, como en todas las estaciones de Metrovalencia se hace por un solo vestíbulo, encontrándose el ascensor en la esquina de la calle Bailen con Vives Liern.

A lo largo de los años se han venido anunciando diferentes cuestiones relativas a resolver la accesibilidad del paso peatonal para personas con movilidad reducida y ciclistas. Sin ir más lejos este año los medios de comunicación han recogido noticias relativas a la instalación de un ascensor en la calle Cuba para acceder al túnel y negociaciones entre Ayuntamiento de Valencia, FGV y la Dirección General de Obras Públicas para ver quien se haría cargo del mantenimiento del ascensor.

Entrada a la Estación situada en la calle Vila Barberá

Este estudio se realiza a petición de Asociación SOLCOM, para la solidaridad comunitaria de las personas con diversidad funcional y la inclusión social, no pretende analizar ni hacer valoraciones sobre cuestiones distintas a las que afectan a la accesibilidad y cumplimiento de la normativa que le afecta.

A lo largo de los años se han venido anunciando diferentes cuestiones relativas a resolver la accesibilidad del paso peatonal para personas con movilidad reducida y ciclistas. Sin ir más lejos este año los medios de comunicación han recogido noticias relativas a la instalación de un ascensor en la calle Cuba para acceder al túnel y negociaciones entre Ayuntamiento de Valencia, FGV y la Dirección General de Obras Públicas para ver quien se haría cargo del mantenimiento del ascensor.

Posteriormente la prensa recogía que los servicios técnicos del Ayuntamiento de Valencia indicaban la inviabilidad de construir rampas de acceso ,porque los 75 metros de longitud lo hacía imposible en ese entorno consolidado.

Finalmente el pasado 28 de octubre se anunciaba que la opción del ascensor estaba prácticamente descartada y que se pondría una escalera mecánica en el acceso de la calle Cuba.

La ley 1/98 establece:

  • el Consell, a través de la Conselleria de Bienestar Social y de la Conselleria de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, actuará como coordinador del cumplimiento de las prescripciones previstas en la presente Ley, por parte de todos los agentes implicados, tanto públicos como privados. (Art 29)
  • El cumplimiento de los preceptos de la Ley 1/98 es exigible para la concesión y renovación de las preceptivas licencias y autorizaciones administrativas. (Art 31)

El Decreto 39/2004 establece:

  • Los proyectos y obras de nueva construcción se ajustarán a las condiciones de accesibilidad exigibles al nivel adaptado. El nivel practicable podrá ser utilizado en proyectos y obras de reforma de espacios urbanos consolidados.

La Orden de 9 de junio de 2004, que desarrolla el Decreto 39/2004, establece:

  • Los pasos peatonales elevados y subterráneos dentro de un itinerario peatonal deberán cumplir los siguientes requisitos:
    • Los pasos de peatones elevados y subterráneos se construirán complementándose obligatoriamente las escaleras con rampas o ascensores. Estos elementos de comunicación vertical deben cumplir las especificaciones de los capítulos relativos a escaleras, rampas y ascensores.
  • El diseño y trazado de las rampas en el exterior deberán cumplir los siguientes requisitos:
    • En itinerarios adaptados, su anchura libre mínima será de 1,80 metros y en practicables de 1,20 metros; preferiblemente irán acompañadas de una escalera alternativa.
    • No se considerarán rampas, a los efectos de las estipulaciones de este articulado, las superficies con una pendiente inferior al 6%. En itinerarios adaptados, la pendiente máxima de las rampas será del 8% y en itinerarios practicables del 10%.

Una escalera mecánica no deja de ser una escalera, que es restrictiva y discrimina a personas con movilidad reducida por lo que se debe complementar con alguno, o los dos elementos de comunicación vertical, rampa y/o ascensor, y no al contrario. A mayor abundamiento, en el artículo siguiente, dedicado a las rampas, afirma que “Art. 8 a)

Las escaleras deberán ir acompañadas de rampas que cumplan las especificaciones del artículo 9, o un sistema alternativo.”,

Esta obligación legal se corresponde con lo que acabamos de exponer respecto a los pasos peatonales sobre elevados o subterráneos.

De la información a la que han tenido acceso los autores se desprende que la obra es considerada de reforma de espacio urbano consolidado para aplicar los parámetros máximos correspondientes a un nivel de accesibilidad practicable.

La ley 9/2009, de Accesibilidad Universal al Sistema de Transportes de la Comunitat Valenciana, en el artículo 7.1, establece:

Las figuras de planeamiento urbanístico, así como los instrumentos que las desarrollen y los proyectos de cualquier tipo que implanten o modifiquen viales públicos destinados al tráfico de peatones, habrán de garantizar la accesibilidad en la utilización de los espacios de uso público y se sujetarán a lo previsto en la presente ley, en la Ley 1/1998, de 5 de mayo, de la Generalitat, de accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas, urbanísticas y de la comunicación, y a aquellas otras normas que reglamentariamente las desarrollen, no pudiendo en caso contrario ser objeto del trámite de aprobación requerido por la legislación sectorial aplicable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies