Tan sólo se ha recogido un caso en este ámbito, sobre el supuesto de una persona con diversidad intelectual que acudió a un juez por una demanda laboral. Dado que la persona no estaba incapacitada legalmente, el juez solicitó una persona para representarlo, vulnerando lo establecido en el artículo 12.

El Fiscal no obstante basó su argumentación a favor de la persona fundamentándola en la Convención y se acabó utilizando la figura de Guarda de hecho (Código Civil. Artículos. 303 y 304), en lugar de la tutuela o curatela que suele ser habitual e incompatible con la Convención.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies