Si bien este informe pretende ser riguroso en su análisis y en la selección de casos que son su objeto, desde SOLCOM, no podemos menos que poner de relieve las dramáticas situaciones que viven aquellas personas cuyos derechos humanos son violados actualmente en España con la connivencia de las administraciones públicas y el poder judicial.

Son miles los mensajes que se intercambian en la Asociación SOLCOM, que transmiten realidades desgarradoras, que habitualmente quedan fuera de estos informes. Por ello, hacemos a continuación una recopilación de frases recibidas en la asociación que expresan en primera persona una realidad que la sociedad prefiere no ver:

“Llevo gastados 20.000 € en la defensa de los derechos humanos de mi hija” M.S.

“Me sentí humillada por el trato recibido por el personal de la compañía aérea” R.M.

“La gente del pueblo me dejó de hablar, los padres me consideraban culpable de crear problemas y de no aceptar la diversidad funcional de mi hija. Al final me tuve que mudar a otra ciudad.” M.S.

“La educación de mi hija no es una cuestión de informes, sino de derechos”.M.A.

“A los padres se les acosa desde la administración para que manden a sus hijos a centros, se les amenaza incluso con quitarles los recursos, separarles de su familia, de su entorno” M.A.

“Ahora que llega el juicio, ya he acabado la carrera y no necesito la prestación de asistencia personal que la universidad me negó en su día para estudiar allí.” E.S.

“A mí me pasó una cosa parecida, pero yo no firmé el dictamen de aula específica y mientras no lo hice, aunque lo intentaron en multitud de ocasiones, mi hijo seguía en integración” J.R.

“Las orientadoras y los inspectores no saben de derechos y sólo hacen informes a medida para segregar” M.G.

“Mi hija sufre demasiado todos los días y estoy más que segura de que mi lucha va a ser para siempre” A.S.

“Su profesora me dijo que tenía que asumir que mi hijo nunca iba a poder acudir a las colonias que el colegio propusiera, y que debía hacerle entender que no era un niño normal”. C.Z.

“He puesto una denuncia a inspección de trabajo por discriminación a personas con diversidad funciona. La entidad me presiona diciendo que si cumple la ley tiene que cerrar.” T.M.

“Os agradezco el apoyo que me estáis dando, nadie se ha mojado tanto como vosotros, el camino se hace muy largo, pero vuestra compañía lo hace menos duro.” J.R.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies.