En un colegio, dos alumnos agredieron brutalmente a un compañero con diversidad funcional, según el testimonio de la madre

“Se lo llevaron obligado a una calle cercana, le hicieron saltar una muralla, le dieron puñetazos y patadas, le quitaron los pantalones y los calzoncillos, le quemaron en un brazo y en la cara con un mechero, le rociaron con un espray, con unas tijeras intentaron perforarle la oreja, le orinaron en la cara y en las piernas y le metieron pintura en la boca”.

En lo que respecta al abuso y la violencia, en el ámbito del hogar, se dio el caso de una mujer con diversidad funcional que denunció los malos tratos que sufría por parte de su marido. La mujer pudo probar los abusos gracias a las grabaciones que realizó con su webcam que controlaba con los ojos. El juez desestimó la orden de alejamiento y derivó el caso al Juzgado de Violencia sobre la mujer, que finalmente resolvió a su favor. Este supone también un caso de discriminación y violación del Artículo 6 (Mujeres con discapacidad).

En este ámbito se ha dado el caso de un hombre de 51 años de edad y nacionalidad portuguesa, que fue detenido por haber cometido delitos de lesiones, abuso sexual a menores, coacción sexual a menores, secuestro y acción sexual contra personas con diversidad funcional.

Otro caso en el que un monitor de un Centro de Día ha sido acusado de abusar sexualmente de un hombre de 30 años que tiene una diversidad mental.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies