Destacamos un caso que ha llegado a SOLCOM en el que una empresa de Barcelona (que además posee un centro especial de trabajo) discrimina a sus trabajadores con diversidad funcional, aprovechándose de esta condición para aplicar penalizaciones en sus salarios y condiciones laborales. La empresa afirmaba que debían reducir la jornada diaria en unos minutos debido a que los horarios del transporte público en el que se desplazaban estos trabajadores, quedaban dentro del horario laboral. Esto afectaba al cómputo de las vacaciones y del salario. A los trabajadores con categoría de peón (todos con diversidad funcional) no se les remuneraban los 30 minutos de desayuno y merienda, que sí les remuneran a las personas de más categoría.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies.