Al escribir estas líneas se cumplen cinco años de la quiebra de “Lehman Brothers” (15 de Septiembre de 2008), acontecimiento señalado como desencadenante de la gravísima crisis económica que seguimos padeciendo.

Durante estos años la injusticia ha crecido de modo exponencial.
La crisis no la están pagando los que la provocaron, sino una masa ingente de ciudadanos que han visto reducida su renta y sus derechos sociales, haciéndoles más pobres y más vulnerables.
Todo este inmenso volumen de renta hurtado a los ciudadanos, está siendo transferido al delirante sistema financiero que se había montado, (basado en la especulación sin límites), con la vana intención de sanearlo pues, se comporta como un agujero negro que engulle todo lo que se le echa.

No es que antes del año 2008 no hubiese injusticia y abusos. Los había, pero resultaban menos visibles.
En los largos años de bonanza, cuando los ciudadanos pensaban en las próximas vacaciones o en la adquisición del último modelo de automóvil, el discurso de la “injusticia” resultaba difícil de arraigar. Muchos decían, Si bueno, pero mientras estemos bien…
Actualmente los ciudadanos de la, en otros tiempos “distraída Europa”, saben que los gobernantes que han elegido mandan realmente muy poco y que están a merced de fuerzas amorales e insaciables que no tienen rostro, solo una irrefrenable ansia de riquezas y de poder.

Este hecho notorio ha propiciado la aparición de movimientos sociales de denuncia y de protesta con proposición de modelos alternativos que puedan agruparse bajo la rúbrica “Otro mundo es posible”.
Todo esto es sobradamente conocido por lo que no insistiré en ello. Lo que yo quiero denunciar es un gran silencio, “EL SILENCIO DE LOS JURISTAS”, lo cual resulta especialmente llamativo cuando la principal víctima de todo este proceso ha sido la Justicia.

Por lo tanto, no quiero hacer ni me corresponde, un discurso desde la óptica de los movimientos sociales que se manifiestan ¡Indignados!, ni desde la perspectiva de los Sindicatos, ONG,s, Partidos Políticos, etc…, sino de la perspectiva de un jurista.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies