SOLCOM contra la acepción discriminatoria del término “autista”

La asociación SOLCOM para la solidaridad comunitaria de las personas con diversidad funcional y la inclusión social, se crea para velar por el cumplimiento de la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con diversidad funcional y luchar contra la discriminación y por el respeto de los derechos humanos de las personas con diversidad funcional.

Desde este entendimiento de respeto y no discriminación a las personas con diversidad funcional, creemos que la nueva edición del Diccionario de la RAE que usted dirige, contiene una clara discriminación en la nueva definición que de la palabra “autista” se incorpora. En esta nueva edición no se mantiene la acepción Dicho de una persona: afecta de autismo, sino que ha cambiado el “afecta” por “padecer autismo”. “Padecer” utilizando la propia definición de la RAE es sentir física y corporalmente un daño, dolor, enfermedad, pena o castigo, por lo tanto entendemos que esta definición acerca el término “autista” a la categoría de enfermedad, cosa que no es certeza, prejuzga una situación de daño o dolor y añade además el componente lastimero de algo que supone una pena o un castigo, que no se ajusta a la realidad. Por todo ello nos parece cuanto menos una definición subjetiva e inapropiada, que realza lo negativo. El autismo, como cualquier otra diversidad, se tiene, no se padece.

Además se ha añadido en la definición un punto 3 que dice: Persona encerrada en su mundo, conscientemente alejada de la realidad. Definición que nos parece claramente discriminatoria, incierta, inajustada a la realidad y cargada de connotaciones peyorativas.

Estamos hartos de luchar contra el mal uso del lenguaje cuando en medios de comunicación o en boca de dirigentes se usan expresiones como fulanito es autista en situaciones en las que se quiere dar a entender que esa persona no cumple, no se entera de la realidad, no se expresa, carece de sentimientos, es incapaz de reaccionar, etc… Expresiones que usan el término “autista” como descalificativo, como insulto. Si mantienen la definición que ha aparecido en ese punto 3, entendemos que ustedes como Institución están aceptando el uso del término autista como un insulto y están potenciando el uso del mismo con connotaciones peyorativas.

Estamos convencidos que no ha sido intención de esa institución un hecho semejante y que simplemente el desconocimiento del trastorno que se ha intentado definir, ha dado como fruto una definición tan inapropiada como la que se ha publicado. Por lo tanto esperamos que rectifiquen y no sean los “incitadores” de nuevas conciencias discriminatorias y vejatorias, no olviden que si discriminamos con el lenguaje, ayudamos a nuevas conciencias a discriminar con la mente.

Carta enviada por SOLCOM el 13 de octubre de 2015 a D. Darío Villanueva, Director de la RAE.

Te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies